11 realidades de las fábricas de cachorros

11realidades

1. Por lo general las fábricas de cachorros albergan a perros en condiciones antihigiénicas y de hacinamiento, y a menudo sin atención adecuada de salud, comida, agua o compañía.

2. Los perros de cría son cruzados con la mayor frecuencia posible para aumentar las ganancias y nunca tienen una vida fuera de la fábrica. Los dueños rara vez prestan atención a la salud o a la felicidad de los perros.

3. Las fábricas a menudo generan problemas de salud para los perros que están vendiendo. Los cachorros pueden tener problemas inmediatos de salud, tales como infecciones respiratorias o neumonía y algunas enfermedades genéticas, como demencia o epilepsia, que aparecen años después.

4. Los perros de cría sufren continuamente, encarcelados en pequeñas y estrechas jaulas, a menudo contaminadas por sus propios excrementos, produciendo camada tras camada hasta que ya no pueden reproducirse más, entonces son abandonados o asesinados.

5. A la fecha no existen leyes en contra de los criaderos que mantengan docenas de perros en jaulas durante toda su vida, siempre y cuando se proporcione comida, agua y refugio.

6. Miles de fábricas de cachorros ni siquiera están reguladas o inspeccionadas por las autoridades, ya que muchos de ellos venden directamente al público.

7. La fábrica de cachorros promedio tiene entre 65 y 75 animales colocados en jaulas con pisos de alambre. Los desechos caen directamente al suelo y se acumulan debajo de las jaulas donde moscas y otras cosas graves se concentran.

8. Los perros de las fábricas casi nunca son de raza pura, y los criadores frecuentemente mienten sobre los registros de su linaje.

9. Los perros alojados en instalaciones cerradas también enfrentan condiciones igual de terribles, entre vapores de amoniaco y hedores que impregnan los edificios mal ventilados.

10. Las superficies sólidas buscan proteger las patas de los cachorros, pero a medida que crecen y exploran sus alrededores, sus patas con frecuencia caen en los pisos de alambre diseñados para que el excremento pase a través de ellos. Las lesiones resultantes agravan su miseria.

11. Las fábricas de cachorros suelen vender cachorros desde las 6 semanas de edad, a pesar de que la separación de un cachorro de su madre debe de ser como mínimo a las 8 semanas de edad.

Menú Principal