Llevando a las mascotas de vacaciones

mascotas-de-vacaciones

¡Listos todos para vacacionar! Este verano será inolvidable ya que viajaremos con nuestra mascota, que también tiene derecho a un descanso de lo cotidiano, a romper con la rutina.

Cuando pensamos en viajar con nuestro gran amigo o amiga debemos tener en consideración el lugar donde podremos pasar unas muy divertidas vacaciones conviviendo con nuestros familiares o amigos y con nuestras mascotas. La selección del lugar se hará conforme nuestra preferencia, así podremos ir al mar, a la montaña, a una zona semidesértica o bien sólo salir de paseo con nuestra mascota a algún sitio que cambie nuestra rutina.

Cuando viajamos, prevemos qué es lo que necesitaremos para no tener ninguna contingencia en nuestro itinerario, nuestras mascotas dependen de nosotros en estos casos, ya que sin preguntar ni reclamar irán al lugar que nosotros hayamos elegido, dispuestos siempre a complacernos. En estos días de descanso y diversión no estamos exentos de tener alguna complicación y por lo tanto hablaremos ahora de cuáles son los principales accidentes a los que nos podemos enfrentar, cómo evitarlos en la medida de lo posible, y qué hacer en caso de que llegáramos a tener algún inconveniente.

Si decidimos viajar a la playa, llevemos artículos que nos permitan pasarla bien con nuestra mascota, para lo cual debemos conocerla y saber qué es lo que más le gusta, lo que dependerá de su edad y raza.

Existen razas que son muy inquietas y querrán correr de un lado para otro disfrutando del lugar al máximo, dentro de estas razas podemos encontrar a las de cacería como el Labrador, Golden Retriever, Cocker Spaniel por mencionar algunas y otras razas pequeñas como el Schnauzer miniatura o el French Poodle. El carácter de nuestra mascota será lo que nos dará la pauta para no sufrir y hacer lo que más nos gusta con ellos. Esto no quiere decir que algunos perros, aun sin tener una raza específica, no puedan divertirse de la misma manera que los de raza.

Las razas braquicefálicas, como el Bulldog Inglés o el Pug, deberán tener cuidados especiales debido a su anatomía (nariz), por lo que se recomienda que en caso de llevarlos a un lugar muy caluroso, sólo salgan a pasear durante la tarde o noche, o muy temprano, para evitar accidentes, y que el resto del tiempo se encuentren en un lugar ventilado y bajo sombra.

Podremos llevar una pelota para jugar con nuestros perros en la arena, pero debemos tener precaución del horario en el cual realizamos esta y otras actividades, el objetivo es evitar accidentes frecuentes como las ampollas en las almohadillas plantares por el contacto con la arena caliente. Recordemos que nuestros animales de compañía no usan tenis ni chancletas para protegerse del calor de la arena, la cual puede producir quemaduras graves. Es recomendable jugar con ellos temprano, antes de que el sol caliente la arena y pueda lastimar a nuestras mascotas, o bien al atardecer que es cuando no corremos el riesgo de insolarnos o insolar y quemar a nuestra mascota.

El hecho de que nuestro perro tenga pelo en todo el cuerpo no quiere decir que al exponerse al sol no pueda sufrir de quemaduras o insolación, por lo que debemos proporcionarle una sombra para descansar del calor y por supuesto llevar agua fresca para que sacie su sed; es muy importante evitar a toda costa que beba agua de mar, ya que le puede producir malestar estomacal, diarreas o simplemente que se sienta incómodo.

Si llegamos a salir de compras con nuestro cánido amigo y debemos dejarlo en el automóvil porque no le es permitido el acceso al establecimiento, debemos dejar el vehículo bajo la sombra y con ventilación suficiente para que no sufra un golpe de calor; dentro del carro, bajo el rayo del sol, llegan a presentarse temperaturas arriba de los 100 grados centígrados, lo que ocasiona deshidratación grave y trastornos metabólicos en nuestra mascota. Si por algún descuido esto llegara a pasar, debemos mojar a nuestra mascota, aplicar hielo con una toalla en el abdomen y trasladarla a un médico veterinario de la zona lo más pronto posible para que reciba atención de inmediato, ya que puede morir por el exceso de calor.

Existen playas en las que hay una gran cantidad de insectos como mosquitos o garrapatas, los cuales no sólo pueden producir molestias derivadas del prurito sino que pueden transmitir diversas enfermedades a nuestros perros, lo que pone en riesgo su salud. Por ello es importante que a la hora de dormir, las mascotas se encuentren en un lugar protegido, o bien las resguardemos en un lugar que cuente con mosquiteros para evitar las picaduras. Si jugamos con ellas y les agrada meterse al mar, es importante enjuagarlas después de un buen chapuzón en el mar, para quitarles el exceso de sal y evitar que estén molestas, no es necesario emplear jabón pero sí es importante usar agua dulce.

Cuando sufren de picaduras de algún insecto se recomienda la administración de un antihistamínico para controlar la comezón o alguna reacción. Antes de salir de viaje debemos realizar una visita obligada con el médico veterinario para que nos aconseje qué medicamento administrarle en caso de sufrir algún accidente y no padecer durante nuestra temporada de diversión y convivencia.

Si nuestro deseo es pasar unas vacaciones en las montañas o en un campamento, debemos empacar algo con qué jugar. También debemos tener precaución de los lugares a los cuales llevemos a nuestra mascota. Si queremos escalar, nuestro perro puede correr el riesgo de caer y producirse desde un ligero traumatismo (golpe) hasta fracturas complicadas que terminarán en un quirófano en vez de un momento feliz. También puede sufrir accidentes como caer a un barranco y lastimarse, por lo que si van en una caminata y se ve que el suelo presenta irregularidades, o se trata de un lugar estrecho para caminar, siempre debemos llevar a nuestro can con collar y correa para evitar cualquier accidente.

Aún siendo un perro extraordinariamente ágil, debemos recordar que nuestro perro no es una cabra montés acostumbrada a trepar por lugares empinados y de difícil acceso, por lo mismo debemos evitar un accidente llevándolo junto a nosotros, que somos los responsables de su seguridad.

En ocasiones, durante las caminatas, el perro puede enredarse el pelo con cardos, que son pequeñas esferitas con picos que se encuentran entre los matorrales y se pegan con facilidad en la ropa, por lo que será importante que haya un peine o una carda entre el equipaje de nuestro perro, lo que nos permitirá retirarle los cardos del pelo y evitar que el pelo se anude o se produzca alguna lesión en la piel que posteriormente se infecte.

Si un cardo o una espina se enterraran en la almohadilla plantar de nuestra mascota, lo primero que debemos hacer es retirarla, para que no le moleste al caminar, limpiar la almohadilla con agua y jabón neutro, y aplicar una solución antiséptica para proteger la herida.

En algunos casos, cerca de la montaña o en lugares para acampar, hay bovinos pastando, los cuales llevan consigo parásitos como las garrapatas. En este contexto es importante revisar todos los días a nuestra mascota, principalmente las orejas, para evitar que una garrapata se introduzca en el canal auditivo y produzca una inflamación del conducto auditivo o una infección. Si una garrapata se pega a nuestro perro, no tratemos de arrancarla ya que la cabeza puede quedar en el interior de la piel y producir un malestar grave. Resulta fundamental que antes de salir de viaje o paseo visitemos al médico veterinario para pedirle información de cómo se pueden evitar estos problemas, ya que todos ellos o la gran mayoría, se pueden controlar o evitar.

Si nuestra opción es visitar otro tipo de atracción turística en cualquier modalidad, que se localice cerca de una laguna o en un lugar semidesértico como la Huasteca Potosina, debemos tener cuidado para evitar que nuestros perros sean picados por algún alacrán o víbora que habite en la zona. Nuestras mascotas siempre deberán estar con nosotros y no debemos permitir que anden solas por el lugar, ya que estos animales pueden producir trastornos mortales tanto a ellas como a nosotros, si no son atenidos de manera inmediata. Generalmente existen sitios de primeros auxilios en estos lugares turísticos, a los cuales podemos acudir para que nos brinden atención básica y después trasladarnos a un centro médico veterinario cercano.

Con todo esto podrán pensar que es muy complicado viajar con nuestra mascota, pero realmente es una experiencia increíble, aunque debemos tomar precauciones durante nuestros viajes para evitar estos accidentes y divertirnos al máximo.

En caso de que decidamos disfrutar del lugar en donde vivimos, podemos salir a diferentes lugares como parques o al campo para distraernos y jugar con nuestros mejores amigos. En este caso la recomendación principal será traer a nuestra mascota con collar y correa para evitar que salga corriendo y pueda ser atropellada.

Si salimos de vacaciones, será importante proporcionar agua fresca y limpia a nuestras mascotas, y sobre todo un alimento que cubra sus necesidades. Lo mejor será llevar alimento balanceado seco (croquetas), que puede mantenerse y transportarse fácilmente sin que sufra descomposición durante nuestro viaje, además es fácil de almacenar. Otra gran ventaja de ofrecer alimento balanceado es que no requiere ser calentado ni mezclado para que nuestra mascota lo coma y lo único que se requiere es un plato limpio para servir al momento de alimentar a nuestro cánido amigo.

También debemos recordar que el clima influye considerablemente en la ingesta de alimento de nuestras mascotas; mientras más calor haga, menos apetito tendrá, por lo que se recomienda que el alimento sea ofrecido en un lugar fresco y seco para que lo consuma con gusto, y esté en un lugar confortable para hacerlo.

Debemos recordar siempre que “una mascota sana es una mascota feliz”.

Menú Principal