Tips para mantenerlo despierto y en forma

tipsdespiertoyenforma

Con la vejez, nuestros perros disminuyen su actividad por múltiples razones, que van desde artritis hasta pérdida progresiva de los sentidos, se vuelven apáticos e incluso desarrollan conductas nunca antes vistas en su personalidad.

La estimulación mental mejora calidad de vida de los perros geriátricos, además evita la senilidad, les brinda vitalidad y estimula su impulso por vivir. Como los músculos y las articulaciones, el cerebro también necesita ejercicio, este artículo te dirá cómo ejercitar mentalmente a tu mejor amigo de la tercera edad.

¿Cómo estimular al perro? Permitiéndole que haga lo que está acostumbrado, aunque con sus límites, y enriqueciendo el medio en que se desarrolla.

Como propietario responsable y amoroso es indispensable que hagamos que la vida de nuestro animal de compañía sea cómoda y feliz, que los incentivemos a seguir aprendiendo (porque lo pueden seguir haciendo) y a que se diviertan.

Por ello te brindamos estos tips para mantenerlo despierto y en forma.

1. Minimiza el estrés

La edad estresa a tu perro y el estrés merma sus defensas. Minimiza el estrés implementando una rutina donde la comida, los juegos, los paseos a pie y en auto sean consistentes, ello le brindará múltiples opciones para aprender.

2. Entrénalo y practica con él

El entrenamiento en obediencia provee de estimulación mental y es uno de los mejores reductores del estrés. Si tu perro está entrenado, no ceses de practicar y de recordarle los comandos, incluso enséñale nuevos, siempre y cuando no requieran de mucho ejercicio físico. Si no está entrenado, nunca es tarde para hacerlo, inicia sus cursos de obediencia, lo mantendrás ocupado, atento e incentivarás su mente. También puedes enseñarle nuevos comandos o trucos que no requieran mucho movimiento, el simple hecho de entender lo que se espera de él y ejecutarlo, lo hará ejercitarse mentalmente.

3. Juega, juega, juega

Los juegos te permitirán incentivar su memoria y su capacidad de aprender, sin contar con que relajan a tu perro. Para los perros cuya movilidad es poca, debido a padecimientos o dolor, los juegos menos recomendables son aquellos que tengan que ver con morder, jalar o correr, de forma que la actividad pueda causarles dolores, fracturas o pérdida de piezas dentales. Los juegos tranquilos que activen su mente son lo más recomendable, por ejemplo: enséñale a buscar sus juguetes favoritos (busca en este número los consejos de Darwin Angulo para enseñarle esta divertida actividad). También puedes jugar con sus juguetes chillones, rascarlo o masajearlo, hablarle, darle juguetes para morder o con comida dentro. Los juguetes nuevos lo estimulan sin requerir de actividad física.

Cuando tu perro no tiene limitaciones en su movilidad entonces puedes jugar con él igual que siempre, sin dejar de lado los juguetes nuevos.

4. Estimula su sociabilización

Efectivamente, conocer nuevas personas y perros es benéfico para la salud de tu mascota. Es recomendable que lo dejes convivir con cachorros, si aún es tolerante a ellos, lo que le dará oportunidad de interactuar con otros animales sin que ello conlleve algún peligro para sus huesos o articulaciones. No recomendamos que compres un cachorro, sino que lo lleves a casa de un amigo que posea un cachorro, parques o jardines donde conviva con cachorros.

Si por cuestiones de dolor tu perro ya no tolera a los cachorros o perros muy jóvenes, procúrale un amigo de su edad con buen temperamento, recurre a tu familia, amigos, vecinos, parques cercanos o jardines para encontrarle nuevos compañeros. Continúa introduciéndolos a nuevas personas.

5. Cambia de aires

Llévalo a lugares nuevos, los nuevos entornos le agradarán. Por ejemplo, si cada vez que lo paseas tomas la misma ruta, cámbiala, tu perro se verá más atento en lo que hay a su alrededor. Explora tres o cuatro rutas distintas y utilízalas de forma intercalada.

También puedes llevarlo contigo a acampar. Para ello toma tus precauciones: asegúrate de que el campamento acepta perros, lleva contigo su certificado de vacunación, cerciórate de que el perro lleve consigo su collar con placa de identificación, lleva una foto actualizada de tu perro por si se extravía, infórmate de las enfermedades en perros que se presentan en la zona a la que acudes y revisa que la desparasitación de tu perro esté al día. Prevén los cambios de temperatura y la comodidad de tu perro. Si él no está familiarizado con acampar, antes del viaje acampa en tu jardín unos días.

6. Ejercítalo

Los perros de la tercera edad tienden a la obesidad. Ejercitarse de forma regular le permitirá a tu perro disminuir la probabilidad de que suba de peso, también lo ayudará para mantener la salud de huesos, músculos y articulaciones, y a la larga le servirá para conservar la movilidad. Una caminata por el parque que dure por lo menos 20 minutos resultará muy aliciente para tu viejito. La natación también es una actividad recomendable, pues es de bajo impacto para las articulaciones.

Si quieres ejercitar a tu perro, consulta antes con un médico veterinario para que te diga qué puede hacer y qué ejercicios están restringidos, con base en una evaluación de su salud.

7. Hazle la vida más fácil

La comodidad es lo esencial e innovador en la vida de tu perro. Si el entorno de tu cánido amigo le obliga a transitar por escaleras, y le cuesta un poco de trabajo, puedes auxiliarlo con un arnés estabilizador, lo puedes encontrar por internet o en tiendas de accesorios para mascotas.

Si tu perro no puede subir o bajar escaleras, entonces coloca rampas en tu casa, a las cuales puedes agregar cinta antiderrapante, para evitar que resbale y sufra un accidente.

En algunas tiendas de accesorios para mascotas hacen escaleras especiales para perros. Puedes comprar una que ayude a tu can para descender del coche, subirse a los sillones o a la cama, si así lo tienes acostumbrado. Normalmente los diseños están hechos para perros de distintas tallas, elige el que más se adecúe a las características de tu perro.

Coloca tiras antiderrapantes en los pisos lisos o resbalosos a los que tu perro tenga acceso, con ello prevendrás accidentes y futuras lesiones dolorosas.

Cómprale una cama cómoda, existen camas para perro hechas de materiales ortopédicos con repelente de olor, cubiertas especiales, y demás características que harán su vida más confortable.

Consigue una plataforma para colocar su alimento, existen en diversos diseños y materiales acordes, incluso, con el diseño de tu casa. La plataforma facilitará el acceso al agua y alimentos, evitando alguna complicación derivada de comer.

8. Pasa tiempo de calidad con él

Pasa tiempo con tu perro de la tercera edad haciendo actividades de bajo impacto como caminar o nadar, jugando o acariciándolo. El tiempo y la paciencia que inviertas en él, así como la comodidad y la calidad de vida de tu perro se reflejarán en su movilidad y vitalidad.

Por: Vanessa Palma Guerrero
Con información de Dogchannel.com

Menú Principal