¿Qué son las fábricas de cachorros?

fabricascachorros

Cuando pasas por una tienda de mascotas y ves algún cachorro yorkie, pug, maltés o shih tzu, tierno y precioso que te derrite el corazón, piensas en llevártelo a casa para darle un buen hogar. ¿Pero, realmente sabes de dónde salió ese cachorro “de raza”?

Un problema poco conocido, pero muy real

Uno de los problemas más serios y complejos para el bienestar animal y la salud pública son las Fábricas de Cachorros o Puppy Mills. Éstas son simplemente granjas donde se realiza la cría intensiva de perros, con estándares muy bajos para el cuidado de los animales, sin tomar en cuenta para nada su bienestar ni la socialización de los cachorritos.

Además, las fábricas de cachorros venden sus perros a cualquier persona, sin preocuparse de a dónde van a parar o si van a estar bien o mal. Es por eso que la mayoría de estas fábricas venden sus cachorros a tiendas para mascotas o a distribuidores que se dedican a comerciar con perros.

Por eso, cuando compras un perrito sin tener la opción de ver a sus padres (al menos a la madre) ni el lugar en que han sido criados, es muy probable que con tu dinero estés fomentando la industria cruel de las fábricas de cachorros. Y esto ocurre si compras en una tienda de mascotas, en la calle, por internet o a través de alguien que te ofrece traerte un perro desde cualquier lugar del mundo, aunque tenga un excelente pedigree.

¿Pero cuáles son los verdaderos problemas con las fábricas de cachorros?

La comercialización y el lucro con seres vivos no son los problemas reales. Los problemas reales son:

  • El maltrato animal al que están sometidos los reproductores y sus crías. Los padres y las madres de esos cachorritos viven enjaulados toda la vida, sin acceso a cuidados mínimos y en un aislamiento casi absoluto. Pueden llegar a enloquecer por las condiciones en que viven y no reciben cuidados veterinarios, por lo que suelen estar enfermos. Además, cuando ya no sirven para reproducir, son abandonados en las calles o erradicados con veneno.
  • Riesgos a la salud pública porque muchos de esos cachorros tienen enfermedades físicas y mentales al momento de ser vendidos. Lastimosamente, la falta de cuidados veterinarios, la mala alimentación y la prácticamente nula socialización que reciben los perritos, los convierte en agentes de riesgo.
  • El aumento de sobrepoblación canina y abandono de perros por la compra impulsiva de mascotas que no pueden ser cuidadas y son abandonadas cuando crecen.

Como puedes ver, comprar un perrito es mucho más complejo de lo que parece a simple vista.

Estrategias para acabar con las fábricas de cachorros

Las sociedades protectoras de animales como FRYDA han sido pioneras en intentar acabar con las fábricas de cachorros y siguen siendo las principales organizaciones que abordan este tema tan delicado. Para lograr sus cometidos, han desarrollado varias estrategias, algunas más efectivas que otras, pero ninguna completamente efectiva.

La razón por la que es muy difícil acabar con las fábricas de cachorros es porque se trata de una industria muy lucrativa. Y los vendedores lo saben muy bien. La gente se enamora de los cachorritos que ve en las tiendas y quiere comprarlos. Incluso quienes saben de la existencia de las fábricas de cachorros quieren comprar a esos perritos para “rescatarlos”. Además, la ternura que evocan hace que mucha gente los compre impulsivamente, incluso si no puede tenerlos.

Entre las estrategias más frecuentes para atacar a las fábricas de cachorros se encuentran:

  • Promover la adopción en vez de la compra. Es una estrategia que ha logrado cambiar la mentalidad de mucha gente, pero no es completamente eficaz porque la adopción y la compra de perros no tienen el mismo segmento de mercado. No todas las personas que quieren un perro están dispuestas a adoptar, y muchas prefieren un perro “de raza” o cachorro con “cero kilómetros”, por decirlo de alguna manera.
    Promover la compra en criaderos responsables. Ésta suele ser la segunda estrategia más empleada, pero resulta difícil decir qué criaderos son responsables, especialmente cuando se trata de criaderos comerciales a gran escala. Además la compra no resuelve el problema de los perros que terminan abandonados en la calle.
  • Buscar una legislación más estricta sobre el tema. Lastimosamente, esta estrategia que pareciera la más lógica es una de las menos efectivas. Y es que se pueden promulgar las mejores para proteger a los animales y evitar la cría cruel, pero generalmente no se cuenta con los recursos para implementar dichas leyes. Uno de los principales problemas en este caso está en conseguir suficiente personal para fiscalizar todos los criaderos de perros que existen en cualquier ciudad.
  • Poner en evidencia a tiendas que venden mascotas. Curiosamente esta estrategia ha conseguido excelentes resultados en algunos lugares. Por ejemplo, las dos grandes tiendas para mascotas de Estados Unidos, PETCO y PETSMART, ya no venden perros para no apoyar a las fábricas de cachorros; en cambio mantienen programas de adopción de perros que se encuentran en albergues. Si seguimos poniendo en evidencia a tiendas como MASKOTA en México, tal vez logremos que ellos dejen de vender animales que vienen de esas fábricas.

Hazle frente a las fábricas de cachorros

Aún con la fuerza que tienen algunas organizaciones protectoras de animales a nivel mundial y la cantidad de campañas realizadas, se siguen criando cachorros en factorías que no toman en cuenta el bienestar animal. Sin embargo, aquí tienes algunas sugerencias para que puedas hacerle frente a las fábricas de cachorros y, así, ayudar a reducir el maltrato animal.

NUNCA ADQUIERAS UN CACHORRO IMPULSIVAMENTE. Siempre infórmate bien antes de adquirir un cachorro o un perro adulto. Pregúntate si cuentas con el tiempo, los medios económicos y el compromiso necesario para hacerte responsable de un animal por toda su vida. Después, averigua sobre los cuidados que necesita, el adiestramiento y la educación, y sobre todo de dónde viene.

EVITA A TODA COSA: ¡Tiendas de mascotas, avisos clasificados en el periódico y grandes tratos en internet! Muchas fábricas de cachorros surten a todas las anteriores y fácilmente falsifican la información.

VISITA AL CRIADOR Y ¡HAZ PREGUNTAS! Pregunta si tienes la facilidad para ver donde están guardados y donde se cría a los cachorros. ¿Está limpio? ¿Está suficientemente espacioso? También pregunta si puedes conocer a sus padres. ¿El criador se muestra dudoso para dejarte conocer  el espacio donde se encuentran los perros? o ¿El criador espera vender los cachorros en la calle a cualquiera que no se interese el lugar de donde provienen? Los criadores con reputación querrán estar seguros de que sus cachorros irán a buenos hogares.  Toma en cuenta estas alertas. Nunca compres un cachorro si no puedes ver a los padres y el lugar en que fue criado. Por lo menos tienes que poder ver a la madre del cachorro que piensas comprar. Y si no te permiten ver el criadero o la casa donde vive el perrito, NO LO COMPRES. Este consejo no sólo te ayuda a luchar contra las fábricas de cachorros, sino que te evitará adquirir un perrito con problemas de salud o emocionales. Y si el lugar que ves es sucio y los perritos están en mal estado, no los compres para “rescatarlos”, eso no acabará con el problema, mejor denuncia al criador ante las autoridades pertinentes.

Y LA MEJOR OPCIÓN: ADOPTA DE UN REFUGIO O RESCATA. La adopción es la mejor opción y la solución más simple para adquirir un perro. Los rescates y refugios casi siempre se interesan por los animales y lo hacen de corazón. Quizás la adopción no te permita elegir entre razas, pero sin duda te dará más variedad y es una opción a la que vale la pena abrirse, sobre todo con tantos perros que viven hoy en las calles. Recuerda: ¡No sientas lástima! Adopta basándote en tus niveles de energía y en la compatibilidad. Si la fundación protectora te satura de preguntas sobre dónde vives, porqué quieres un perro, cuántos perros has tenido antes y otras más, ¡no los mandes a volar!. Esto es para asegurarse de saber a dónde irán a parar sus cachorros. Y es posible que incluso te haga firmar un contrato de venta con cláusulas muy estrictas en favor de los perritos. Tómalo en cuenta.

Menú Principal