El embarazo y los gatos (I): mitos y realidades de la toxoplasmosis

embarazo-y-los-gatos

¡No crea todos los mitos y la información errónea! Estar embarazada no quiere decir que usted tiene que dejar de cuidar a su gato. Aprenda los hechos acerca del embarazo, las cajas de arena de los gatos y la toxoplasmosis y los pasos simples que usted puede tomar para reducir el riesgo.

Y con el bebé somos tres

Felicitaciones, ¡Está esperando un bebé! Es probable que haya oído acerca de la toxoplasmosis, porque puede ocasionar defectos congénitos graves. Una mujer que adquiere toxoplasmosis durante el embarazo puede transmitir la infección a su bebé no nacido aún. Es esta infección en el útero la que ocasiona temor entre los dueños de gatos, ya que la infección de toxoplasmosis congénita puede llevar a abortos y una gama de deformaciones congénitas. Muchas mujeres embarazadas tratarán de reducir su riesgo de adquirir toxoplasmosis abandonando a sus gatos.

Sin embargo, la toxoplasmosis es una enfermedad poco común en países como el nuestro y es una que se puede evitar fácilmente. Los gatos adquieren toxoplasmosis cuando comen comida cruda contaminada, pájaros, ratones o tierra. Aunque los gatos son la única especie de animal que descarta la etapa contagiosa en sus heces, otros animales pueden transmitir la toxoplasmosis si se come su carne infectada sin cocinarla debidamente.

Afortunadamente, ser dueña de un gato no aumenta necesariamente el riesgo de adquirir toxoplasmosis. Entender el ciclo de vida de Toxoplasma gondii (T. gondii) y el papel que desempeñan los gatos en la transmisión de la enfermedad puede calmar los temores de transmitir toxoplasmosis congénita. Los gatos deben continuar siendo una fuente de alegría y compañía para sus dueñas durante el embarazo y después del nacimiento de un niño.

Ciclo de vida

T. gondii es un organismo protozoario que puede infectar a todos los mamíferos, los cuales actúan como anfitrión intermedio. El gato es el único animal que puede apoyar la reproducción, tanto sexual como asexual de T. gondii, y, por lo tanto, desempeña un papel clave en el ciclo de vida del organismo. (Solo en gatos infectados con prueba positiva a Toxoplasma.)

T. gondii existe principalmente de tres formas. Se desarrollan ooquistes como resultado de la reproducción sexual, la cual ocurre en el intestino pequeño de un gato que ha consumido quistes de tejidos que contienen T. gondii. Estos ooquistes contagiosos se producen durante aproximadamente dos semanas después de que un gato adquiere la infección por primera vez, lo que normalmente ocurre en un gatito que caza al aire libre.

Una vez que un gato ha sido infectado con toxoplasmosis, adquiere inmunidad y pocas veces se puede volver a infectar. Por lo tanto, es únicamente durante su primera exposición a la toxoplasmosis cuando el gato excreta quistes potencialmente contagiosos. Además, los ooquistes no son inmediatamente infecciosos y requieren un período de incubación de uno a cinco días para que se vuelvan infecciosos.

Los seres humanos adquieren la toxoplasmosis por uno de tres mecanismos. Más comúnmente, se consume carne no cocinada debidamente que contiene toxoplasmosis dentro de quistes de tejidos. La ingestión directa de ooquistes infecciosos es un método menos común de adquisición y no es probable que ocurra por contacto directo con el gato. La transmisión transplacental puede ocurrir cuando una madre adquiere una infección primaria cuando está embarazada.

¿Por que es improbable que los gatos transmitan directamente la toxoplasmosis?

Es improbable que los gatos transmitan directamente la toxoplasmosis a sus dueñas por varios motivos. En primer lugar, únicamente los gatos que ingieren quistes de tejidos adquieren la infección. Para la población felina, esto incluye gatos al aire libre que cazan y comen ratones y otros roedores sin cocinar, al igual que gatos a quienes sus dueños les dan carne cruda como golosinas. Además, es únicamente después de que un gato queda expuesto por primera vez a T. gondii cuando excreta ooquistes, y lo hace sólo durante dos semanas. Un gato cazador al aire libre a menudo queda expuesto como gatito y es menos probable que transmita la infección al envejecer. Por lo tanto, basado únicamente en las probabilidades, el riesgo de contacto directo con un gato que excreta ooquistes es poco común.

En segundo lugar, los ooquistes no son inmediatamente infecciosos y requieren de uno a cinco días para que puedan infectar. Por lo tanto, si el gato esta infectado y se cambia la arena todos los días, es improbable que ocurra una exposición a los ooquistes infecciosos.

Por último, ya que los ooquistes se transmiten por ingestión, una dueña debe tener contacto directo con heces contaminadas en la caja de arena y luego, sin lavarse las manos debidamente, tocar la boca. De otra forma no hay exposición a contagio.

Contrario a la infección por toxoplasma, la enfermedad toxoplasmosis sí se hace evidente, y los primeros síntomas pueden ser el cansancio, la depresión, una falta de apetito y fiebre. La neumonía o dificultades respiratorias son ya los señales definitivas, junto con hepatitis, vómitos, diarrea y la ictericia. También se pueden notar inflamación del páncreas y la inflamación linfática.

En algunos casos, la toxoplasmosis afecta a los ojos del animal o al sistema nervioso, dando lugar a inflamación de la retina, dilatación anormal de los pupilos, ceguera, falta de coordinación, sensibilidad al toque, cambios de personalidad, irritación de las orejas, dificultades a la hora de masticar o tragar comida, ataques o falta de control a la hora de orinar o defecar.

¿Cómo debe la dueña de un gato reducir el riesgo de la toxoplasmosis?

Si es sano, no hay razón alguna para desprenderse de él. El hombre se contagia normalmente al ingerir carne poco hecha o verdura mal lavada, muy rara vez por un gato.

Basado en un entendimiento del ciclo de vida de T. gondii y el papel que desempeñan los gatos en la transmisión de enfermedades, las siguientes son recomendaciones generales que las dueñas de gatos pueden seguir:

  • Ponerse guantes al trabajar en la tierra. Si no se ponen guantes, es necesario lavarse bien las manos después de tener contacto con la tierra. Usar pala para remover excrementos, no tocar las heces.
  • Lavar todos los vegetales crudos por completo
  • No consumir carnes crudas o mal cocidas o productos lácteos sin pasterizar
  • Los gatos que viven dentro de la casa y que, únicamente comen comida previamente empaquetada no adquieren toxoplasmosis, y, por lo tanto, la caja de arena no es fuente de infección.
  • Los gatos al aire libre o los gatos que viven dentro de la casa y que comen carne sin cocinar pueden adquirir toxoplasmosis. En esta situación, las mujeres embarazadas deben evitar cambiar la arena o hacerlo únicamente con guantes de goma.
  • Limpiar la arena todos los días.
  • NO debe deshacerse de su gato. El ya es un miembro de la familia como lo será el nuevo bebe.
  • Utilizar guantes de goma al trabajar en el jardín
  • Someter los gatos con los que tiene contacto a una prueba de toxoplasma. Si la prueba da negativo, lo más probable es que el animal es inmune, y por lo tanto no supondrá un foco de infección.

Si sospechas que tu animal puede tener toxoplasmosis, por su historial o por los síntomas que tiene, lo mejor es acudir al veterinario, para que haga las pruebas de laboratorio oportunas. Aunque no existe una vacuna contra la infección por toxoplasma o la enfermedad toxoplasmosis hoy por hoy, sí existen tratamientos.

¿Cómo se diagnostica la toxoplasmosis congénita?

La toxoplasmosis congénita es poco común y ocurre en aproximadamente 3000 recién nacidos cada año en los Estados Unidos. Incluso con la infección primaria, no todas las madres transmitirán la infección en el útero. La capacidad de infectar aumenta durante el transcurso del embarazo, con índices de transmisión de 15%, 30% y 60% en el primer, segundo y tercer trimestres, respectivamente. Sin embargo, el riesgo de malformaciones congénitas severas es más alto al principio del embarazo.

La toxoplasmosis en la madre se puede tratar eficazmente con antibióticos, y se pueden dar antibióticos adicionales para tratar al feto en caso de que se documente la infección congénita.

Ser dueño de un gato tiene muchos beneficios en lo que se refiere a la compañía y el cariño que no se pueden medir. Aunque los gatos desempeñan un papel integral en el ciclo de vida de T. gondii, es improbable que transmitan la infección directamente a sus dueñas y pueden seguir siendo, sin riesgo, un ser querido de la familia cuando usted esté esperando a un nuevo bebé.

Fuente: Jessica Soto V. (Protección Animal) www.miau.com.mx

Menú Principal