Salud dental de perros y gatos

saluddental

El cuidado dental de las mascotas es parte de la medicina preventiva, de igual importancia que las vacunas o la desparasitación, pero pocas veces se lleva a cabo debido a la escasa información que se les da a los propietarios sobre cómo prevenir enfermedades peridontales

El cuidado dental de las mascotas es parte de la medicina preventiva, de igual importancia que las vacunas o la desparasitación, pero pocas veces se lleva a cabo debido a la escasa información que se les da a los propietarios sobre cómo prevenir enfermedades peridontales.

Las afecciones dentales son el principal problema diagnosticado en perros, de modo que cerca del 85% de los perros presentan problemas en las raíces de los dientes y en las encías. Mucha gente no está conciente de la importancia y simplemente deja que animalitos pasen toda la vida sin una sola inspección dental. En este post te doy algunos tips para mantener saludable la boca de tu amigo; descubre que es muy fácil hacerlo.

Los perros de mediana edad en adelante que no se han sometido a cuidados dentales suelen sufrir una gran acumulación de sarro, luciendo “cochambrosos” y generándose molestias. No creas que se trata de un asunto cosmetológico o de mal aliento, sino de precaución, pues las infecciones bacterianas de los animales pueden transmitirse al ser humano. En dientes sobre los que se ha acumulado sarro de forma extensa se favorece el daño y la inflamación de las encías; esto puede ocasionar problemas secundarios en la salud general del animal.

En perros y gatos el cuidado dental se divide en: Profilaxis profesional que consiste en un chequeo de la cavidad oral (realizado por un especialista y puede ser anual o semestral), además de eliminar el cálculo dental, pulir las superficies dentales, remoción de sarro y curación de encías y La profilaxis de rutina llevada a cabo por el dueño responsable, consiste en el lavado dental, mínimo tres veces por semana, proporcionar juguetes o carnazas para fortalecer mandíbulas y limpiar los dientes, además de mantenerlo alimentado con dietas secas que contengan microcristales que ayudan a estimular los mecanismos naturales de limpieza.

¿Cómo sé si mi perro tiene problemas dentales?

Es muy sencillo, levántale el labio y mira: cuando hay problemas graves, la placa dental presenta una coloración rojiza y marrón cerca de la línea de la encía. El sarro se acumula y eventualmente enrojece las encías y las inflama. En este punto sin intervención veterinaria, el proceso inflamatorio de la gingivitis se asienta, originando mal aliento y, peor aún, frecuentemente causa daños al hueso maxilar y ocasiona la pérdida de los dientes. Si tu perro presenta halitosis debe ser señal de alarma, ya que a veces el sarro no es visible sin ayuda de colorantes especiales o bien simplemente con localización oculta o subgingival.

¿Qué tengo que hacer si mi perro tiene problemas dentales?

Llévalo al veterinario para que le hagan una limpieza dental adecuada. Este procedimiento es similar al que somos sometidos cuando vamos al dentista. La diferencia es que para realizarlo se necesita sedar al perro con un tranquilizante o ponerlo bajo anestesia general, que es la práctica más común en estos casos.

Importancia del cuidado dental en perros y gatos: la falta de salud dental puede ocasionar muchos problemas en tu amigo, incluyendo caries, infecciones generalizadas cuando una bacteria pasa al torrente sanguíneo o incluso la agresión causada por el dolor y la inflamación. Una de las quejas mas comunes que tienen los propietarios de perros y gatos es el mal aliento o halitosis de la mascota. Este signo es un indicativo de inicio de enfermedades peridontales, que comienzan con una inflamación de encías (gingivitis) y deposición de minerales (Sarro) y terminan con la pérdida de piezas dentales. Va acompañado de dolor intenso en las piezas afectadas, por lo que los animales dejan de comer, disminuyen sus defensas y llegan complicaciones que pueden comprometer su vida. Cabe mencionar que las enfermedades de la cavidad oral y dentales predisponen a enfermedades de tipo cardiaco, hepático y renales.

Predisposición racial: a pesar de que son los yorkshire terriers, caniches, teckels y cockers los perros de razas puras más afectados, les superan en incidencia casuística los de raza indefinida, por lo que no se puede entonces hablar de predisposición racial de la “enfermedad del sarro”, sino más bien de causas favorecedoras: un cariño mal entendido por parte de sus dueños que le permiten consumir golosinas para humano, una dieta blanda incorrecta y una carencia total de higiene y cuidados dentales profilácticos.

Las razas más grandes también tienen problemas de encías, aunque son más proclives a sufrir traumas por la necesidad de mascar cosas duras, al no proporcionarle su dueño cosas adecuadas, terminan mascando piedras, huesos, palos. Una mordida fuerte puede originar un mal frecuente conocido como fístula del cuarto premolar. Se inflama la pulpa y se produce necrosis (muerte de la pulpa). Eso provoca un absceso en la cara debajo del ojo, que se caracteriza por el aumento de volumen con una secreción serosa o purulenta. La solución generalmente involucra la extracción de la pieza. Resulta, por lo tanto, más económico y saludable preocuparse por una correcta higiene bucal del can, así como proporcionarle juguetes adecuados como los Kong para mantener sana, fuerte y ejercitada su dentadura.

Alimento balanceado: una de las primeras recomendaciones para el cuidado dental en mascotas es la utilización de alimentos balanceados, que se caracterizan por tener todos los nutrientes que necesita las mascotas en cada croqueta que consumen. Las croquetas poseen una consistencia dura que favorece la limpieza al momento de masticar. Existen dietas para perros y gatos de la marca Eukanuba que contienen microcristales; son minerales que actúan en la superficie dental, impidiendo que queden residuos de alimento y retardando la acumulación de sarro.

Juguetes y carnazas: su utilización cumple un papel importante en el cuidado dental pues al momento de que la mascota muerde o mastica el juguete se fortalece la dentadura y la mandíbula, además de estimular los mecanismos de limpieza naturales como lo es la salivación. En tiendas de mascotas y veterinarias encontrarás carnazas con diferentes sabores, colores, tamaños, texturas y formas para todo tipo de perro; también existen juguetes especializados en la limpieza dental, que contienen protuberancias, picos o giran en forma de rodillos al momento de que la mascota lo muerde. La línea Chewin Clean de la marca Hartz y los de Nylabone ofrecen muchos de estos productos para complementar el cuidado dental. Sin embargo, no esperes que a la primera tu mascota va a encontrarle el gusto a los juguetes: estimula que lo use jugando, quítaselo, jálalo, aviéntalo, levántalo para que quiera alcanzarlo ¿tu jugarías con un juguete que no entiendes o encuentras aburrido? La idea es que el perro tiene que masticar, usar su dentadura, ejercitarla y limpiarla.

Premios: hay premios para perro y gato de las marcas más prestigiadas de alimento que están diseñados para mantener su salud dental. Estudios realizados en Waltham han demostrado que ciertos chews reducen significativamente la placa y la acumulación de cálculos dentales, así como la gingivitis y el mal aliento; hay uno de Pedigree que se llama “fresco aliento”.

El cepillado dental: el cuidado de los dientes de tu perro debe empezar cuando aún es un cachorro. Esto te permitirá educarlo correctamente para permitir el cepillado y las inspecciones en la boca; sin embargo, nunca es tarde para empezar. Con paciencia y cariño lograrás convencerlo y ahorrarás tiempo, dinero y problemas. Antes de empezar a cepillar los dientes de tu mascota, debes tener en cuenta que no debes usar productos para humanos, sino productos especiales. Muchos productos elaborados para uso en humanos son dañinos para ellos.

Lo ideal es cepillar los dientes de tu mascota diario. Esto no es siempre tan sencillo, previamente tendrás que acostumbrarlo. Durante los primeros días, sólo frota suavemente el hocico de la mascota con tus dedos de adelante hacia atrás. Esto lo acostumbrará a que tus manos estén cerca de su boca. Eventualmente, desliza tu dedo índice dentro de cada lado de la boca y masajea en forma suave las encías y los dientes con movimientos circulares cortos. Continúa este procedimiento diariamente hasta que tu mascota lo acepte como rutina.

Después cambia el dedo por un cepillo de dientes para perros o para niños, de cerdas suaves y redondeadas y pasta de dientes para perros y gatos. Esta pasta es bien aceptada, ya que tiene sabor a carne. Comienza cepillando sólo los dientes frontales con un movimiento hacia abajo en los dientes superiores y un movimiento hacia arriba en los dientes inferiores, de la misma manera en que cepillas tus dientes. Cada zona debe tener por lo menos cinco repeticiones de este movimiento. Días después, cuando tu perro se acostumbre a esta nueva actividad, comienza a cepillar los dientes localizados más hacia el fondo de la boca, cepillando los premolares y los molares con los mismos movimientos con los que cepillaste los frontales. Luego del cepillado puedes completar la limpieza con gel antiplaca. Deberá aplicarse con el mismo cepillo o con una gasa dos veces por semana luego de la limpieza. De esta manera, evitaremos la formación de la placa dentobacteriana. Las marcas Hartz y Four Paws, ofrecen paquetes para el cepillado dental, que incluyen cepillo dental y pastas dentales con sabor agradable para tu perro o gato.

Limpieza dental en el consultorio veterinario: aún cuando mantengas en buen estado la salud dental de tu mascota, llegará un momento en que necesite una limpieza dental. Esta limpieza es similar a la que realizan los dentistas a las personas, pero tu perro deberá estar anestesiado. La anestesia para estos procedimientos es ligera y, con la tecnología actual, suele ser muy segura. De cualquier manera, es el veterinario quien debe aconsejarte al respecto. Recuerda, habla con el veterinario para que te asesore mejor y limpia los dientes de tu perro. Después, visita al veterinario para un chequeo periódico, que incluya la exploración física de la cavidad bucal. Una visita anual suele ser suficiente en perros jóvenes y en los adultos tal vez sean recomendables dos reconocimientos anuales.

Tu colaboración como dueño responsable con el veterinario hará más efectiva la prevención de la higiene bucal y general de tu mascota, lo que de forma directa e indirecta mejorara su calidad de vida y de la convivencia entre ustedes.

Fuente: El Universal

Menú Principal